sábado, 27 de abril de 2013




Me encantan las margaritas, son unas flores nada pretenciosas, y la mezcla del color blanco y amarillo me trasmite alegría, desenfado y energía positiva.
Ahora con el buen tiempo, crecen por cualquier rincón de mi calle.
 Me gusta coger un pequeño ramo, disponerlas  en un sencillo tarro de cristal, y traer con ellas la primavera a casa...
...............................................................


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada